Archivo de la categoría: Sin categoría

Cuento: Gautama

Gautama

 Rabindranat Tagore
Ya el sol se había puesto entre el enredo del bosque sobre los ríos.
Los niños de la ermita habían vuelto con el ganado y estaban sentados al fuego, oyendo a su maestro Gautama, cuando llegó un niño desconocido y lo saludó con flores y frutos. Luego, tras una profunda reverencia, le dijo con voz de pájaro:
“Señor Gautama, vengo a que me guíes por el Sendero de la Verdad.
Me llamo Satyakama”
“Bendito seas -dijo el Maestro- ¿Y de qué casta eres, hijo mío? Porque sólo un brahmín puede aspirar a la suprema sabiduría”.
Contestó el niño:
“No sé de qué casta soy, Maestro; pero voy a preguntárselo a mi madre”.
Se despidió Satyakama, cruzó el río por lo más estrecho, y volvió a la choza de su madre, que estaba al fin de un arenal, fuera de la aldea ya dormida.
La lámpara iluminaba débilmente la puerta, y la madre estaba fuera, de pie en la sombra, esperando la vuelta de su hijo.
Lo cogió contra su pecho, lo besó en la cabeza y le preguntó qué le había dicho el Maestro.
“¿Cómo se llama mi padre? -dijo el niño- Porque me ha dicho el Señor Gautama que sólo un brahmín puede aspirar a la suprema sabiduría”.
La mujer bajó los ojos y le habló dulcemente: “Cuando joven yo era pobre y conocí muchos amos. Sólo puedo decirte que tú viniste a los brazos de tu madre Jabala, que no tuvo marido”.
Los primeros rayos del sol ardían en la copa de los árboles de la ermita del bosque. Los niños, aún mojado el revuelto pelo del baño de la mañana, estaban sentados ante su Maestro, bajo un árbol viejo.
Llegó Satyakan, le hizo una profunda reverencia al Maestro y se quedó de pie en silencio.
“Dime -le preguntó el Maestro- ¿Sabes ya de qué casta eres?”
“Señor -contestó Satyakama-, no sé. Mi madre me dijo: Yo conocí muchos amos cuando joven, y tú viniste a los brazos de tu madre Jabala, que no tuvo marido”.
Entonces se levantó un rumor como el zumbido iracundo de las abejas hostigadas en su colmena. Y los estudiantes murmuraban entre dientes de la desvergonzada insolencia del niño sin padre.
Pero el Maestro Gautama se levantó, trajo al niño con sus brazos hasta su pecho, y le dijo:
“Tú eres el mejor de todos los brahmines, hijo mío; porque tienes la herencia más noble, que es de la verdad”.
Anuncios

Cuento: El pescador

En cierta ocasión iba un ejecutivo paseando por una bonita playa vestido con sus bermudas (de marca), sus gafas de sol (también con marca muy visible), su polo (con mucha marca), su gorra (con marca destacada), su reloj (de marca y carísimo), su calzado deportivo (donde todo era marca), su móvil colgado de la cintura (el móvil con marca y la bolsa en la que colgaba, también) y su gomina en el pelo ( sin marca, pero tan abundante que uno podía adivinarla).
Eran las dos del mediodía cuando se encontró con un pescador que felizmente recogía sus redes llenas de pescado y amarraba su pequeña barca. El ejecutivo se le acercó…
– ¡Ejem! Perdone, pero le he visto llegar con el barco y descargar el pescado… ¿No es muy temprano para volver de faenar?
El pescador le miró de reojo y, sonriendo mientras recogía sus redes, le dijo:
– ¿Temprano? ¿Por qué lo dices? De hecho yo ya he terminado mi jornada de trabajo y he pescado lo que necesito.
– ¿Ya ha terminado hoy de trabajar? ¿A las dos de la tarde? ¿Cómo es eso posible? – dijo incrédulo, el ejecutivo.
El pescador, sorprendido por la pregunta, le respondió:
-Mire, yo me levanto por la mañana a eso de las nueve, desayuno con mi mujer y mis hijos, luego les acompaño al colegio, y a eso de las diez me subo a mi barca, salgo a pescar, faeno durante cuatro horas y a las dos estoy de vuelta. Con lo que obtengo en esas cuatro horas tengo suficiente para que vivamos mi familia y yo, sin holguras, pero felizmente. Luego voy a casa, como tranquilamente, hago la siesta, voy a recoger a los niños al colegio con mi mujer, paseamos y conversamos con los amigos, volvemos a casa, cenamos y nos metemos en la cama, felices.
El ejecutivo intervino llevado por una irrefrenable necesidad de hacer de consultor del pescador:
– Verá, si me lo permite, le diré que está usted cometiendo una grave error en la gestión de su negocio y que el “coste de oportunidad” que está pagando es, sin duda, excesivamente alto; está usted renunciando a un pay-back impresionante. ¡Su BAIT podría ser mucho mayor! Y su “umbral de máxima competencia” seguro que está muy lejos de ser alcanzado.
El pescador se lo miraba con cara de circunstancias, mostrando una sonrisa socarrona y sin entender exactamente adónde quería llegar aquel hombre de treinta y pico años ni por qué de repente utilizaba palabras que no había oído en su vida. Y el ejecutivo siguió:
– Podría sacar muchísimo más rendimiento de su barco si trabajara más horas, por ejemplo, de ocho de la mañana a diez de la noche.
El pescador entonces se encogió de hombros y le dijo:
– Y eso, ¿para qué?
– ¡¿Cómo que para qué?! ¡Obtendría por lo menos el triple de pescado! ¡¿O es que no ha oído hablar de las economías de escala, del rendimiento marginal creciente, de las curvas de productividad ascendentes?! En fin, quiero decir que con los ingresos obtenidos por tal cantidad de pescado, pronto, en menos de un año, podría comprar otro barco mucho más grande y contratar un patrón…
El pescador volvió a intervenir:
– ¿Otro barco? ¿Y para qué quiero otro barco y además un patrón?
– ¿Que para qué lo quiere? ¡¿No lo ve?! ¿No se da cuenta de que con la suma de los dos barcos y doce horas de pesca por barco podría comprar otros dos barcos más en un plazo de tiempo relativamente corto? ¡Quizá dentro de dos años ya tendría cuatro barcos, mucho más pescado cada día y mucho más dinero obtenido en las ventas de su pesca diaria!
Y el pescador volvió a preguntar:
– Pero todo eso, ¿para qué?
– ¡Hombre! ¡¿Pero está ciego o qué?! Porque entonces, en el plazo de unos veinte años y reinvirtiendo todo lo obtenido, tendría una flota de unos ochenta barcos, repito, ¡ochenta barcos! ¡Qué además serían diez veces más grandes que la barcucha que tiene actualmente!
Y de nuevo, riendo a carcajadas, el pescador volvió:
– ¿Y para qué quiero yo todo eso?
Y el ejecutivo, desconcertado por la pregunta y gesticulando exageradamente, le dijo:
– ¡Cómo se nota que usted no tiene visión empresarial ni estratégica ni nada de nada! ¿No se da cuenta de que con todos esos barcos tendría suficiente patrimonio y tranquilidad económica como para levantarse tranquilamente por la mañana a eso de las nueve, desayunar con su mujer e hijos, llevarlos al colegio, salir a pescar por placer a eso de las diez y sólo durante cuatro horas, volver a comer a casa, hacer la siesta,…?
El pescador respondió:
– ¿Y eso no es todo lo que tengo ahora?

Cuento para reflexionar….Maestra, ¿qué es el amor?

Uno de los niños de una clase de educación infantil preguntó:
Maestra… ¿qué es el amor?
La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en la hora del recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajeran cosas que invitaran a amar o que despertaran en ellos ese sentimiento. Los pequeños salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

Quiero que cada uno muestre lo que ha encontrado.
El primer alumno respondió:

Yo traje esta flor… ¿no es bonita?
A continuación, otro alumno dijo:

– Yo traje este pichón de pajarito que encontré en un nido… ¿no es gracioso?

Y así los chicos, uno a uno, fueron mostrando a los demás lo que habían recogido en el patio.

Cuando terminaron, la maestra advirtió que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido en silencio mientras sus compañeros hablaban. Se sentía avergonzada por no tener nada que enseñar.

La maestra se dirigió a ella:

Muy bien, ¿y tú?, ¿no has encontrado nada que puedas amar?
La criatura, tímidamente, respondió:

– Lo siento, seño. Vi la flor y sentí su perfume, pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma durante más tiempo. Vi también mariposas suaves, llenas de color, pero parecían tan felices que no intenté coger ninguna. Vi también al pichoncito en su nido, pero…, al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí dejarlo allí…

Así que traigo conmigo el perfume de la flor, la libertad de las mariposas y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo enseñaros lo que he traído?

La maestra le dio las gracias a la alumna y emocionada le dijo que había sido la única en advertir que lo que amamos no es un trofeo y que al amor lo llevamos en el corazón.

El amor es algo que se siente.

Hay que tener sensibilidad para vivirlo.

Quiero soplar tus brasas….despertar y hacer brillar la luz que llevas dentro

Buenas tardes, me dirijo a ti para recordarte que estoy aquí y decirte que quiero acompañarte en tu proceso.

Es hora de tomar decisiones y llevar a cabo “acciones”.

Todos tenemos una luz dentro, lo único que tenemos que hacer es dejarla brillar.

Cuando sabes que hay algo que quieres hacer pero no sabes como. Cuando quieres emprender cambios en tu vida pero no encuentras el momento y necesitas que alguien te guíe o te acompañe.

No estás sólo, estoy aquí para ser tu compañero de viaje.

Con mis conocimientos y experiencia quiero que tu viaje sea más rápido, que puedas alcanzar tus metas de una manera más sencilla.

Para ello, te ofrezco diversas herramientas, siendo la base de mi trabajo el “Coaching del alma”. A través de la conversación podremos descubrir cual es la técnica que mejor se adapta a tus necesidades. Combinando el Coaching con técnicas energéticas podrás conocerte mejor, avanzar y convertirte en la persona que quieres ser. Conectar con tu “yo esencial” para poder diseñar la vida que deseas vivir.

He diseñado diversos formatos para que puedas elegir:

– Sesiones individuales

– Sesiones de Coaching grupal: 3 días de 2 horas de duración cada día.

– Talleres sobre temas específicos

Se pueden tratar temas de salud, autoestima, miedos, inseguridades, relaciones personales, relaciones laborales, búsqueda de trabajo, pérdida de peso……

Estoy a tu disposición para cualquier aclaración adicional que puedas necesitar. Con mucho gusto conversaré contigo y te daré la información que precises.

Si es tu momento, seguro que será una ocasión única para conocernos.

“Cuando el alumno está preparado, el maestro aparece”.

Si piensas que esta información puede ser de interés a alguna persona de tu entorno, te agradezco su difusión.

Un abrazo.

Paula García Pérez

Coach 
Maestra y terapeuta de Reiki
Terapeuta Luz Triuna
Sanadora por arquetipos
Lectora Registros Akashicos

Blog:

http://paulahayteacher.wordpress.com/

http://coachingdelalma.wordpress.com/ 

Twitter: @PaulaHayTeacher

Teléfono: 686613043

Mi padre

el alma

Nunca estuviste junto a mí
pero siempre te sentí.

Muchos años te culpe
de la infancia que pase
pero hace mucho tiempo
que te perdone.

Muchas noches he pensado
que quería despertar y
verte a los pies de la cama.

Qué difícil es querer ver
a una persona que
físicamente se fue
y su alma se mantiene.

La sensación de presencia
no la puedo explicar
pero sé que es verdad.
Sé que estas a mi lado

Sé que me has ayudado
desde otra dimensión
y las cosas que he aprendido
me han permitido entender lo que paso.

De pequeña no sabía
porque te habías ido
era una niña diferente
porque tu no estabas conmigo.

Yo te elegí…
Y tú me elegiste…
Para mí fue duro no conocerte…
y supongo que también para ti

Me alegra escuchar como eras
alegre, simpático, cariñoso….
y me apena no haber disfrutado de ti….

El proceso de la vida
me ha hecho entender
que somos mucho más
que el cuerpo que nos mueve.

Y hoy con lo que sé
solo te quiero agradecer:
GRACIAS por darme la vida
GRACIAS por estar a mi lado
GRACIAS por tu compañía
GRACIAS por tu ayuda.
Simplemente GRACIAS.

Y quiero pedirte:
Que sigas ahí…
Que no me abandones…
Que me apoyes…
“Te necesito papa”

Te quiero papa
te quise y
te querré

¡Tu alma,
mi alma,
juntas para siempre!

Mensajes desde el corazón del alma